Villa Montaña Hotel & SPA

Platillos Típicos

Corundas

corundas

La corunda es una deliciosa variedad de tamal michoacano que se elabora a base de maíz y se envuelve en hojas de la planta de maíz, entre las cuales se forma un delicioso platillo mexicano que suele servirse con crema, jocoque y en ocasiones acompañando algún guisado o incluso unos frijoles calientes.

Las corundas clásicas de manteca son las favoritas de los paladares michoacanos. Es un tamal que enriquece la gastronomía nacional y enaltece los sabores y tradiciones de Michoacán ante México y el mundo.

La época prehispánica brindó infinidad de sabores y recetas, y la creación de tamales a base de maíz es uno de los grandes aportes de nuestros pueblos. Cada región elabora los tamales de manera distinta; así como en el sur son muy conocidos los tamales oaxaqueños, en Michoacán las corundas son un deleite para los paladares.

La corunda es un tamal hecho con una masa de maíz blanco, mezclado y batido con manteca de cerdo, leche o agua y sal. Al tener lista la mezcla se envuelven en hojas de caña del maíz, aunque durante la época en que no hay hojas de caña de maíz, se sustituyen por hojas de carrizo, pero éstas son más delgadas.

La peculiaridad y maravilla de este tamal consiste en su forma triangular, que se consigue poniendo un poco de masa en un extremo de la hoja, que se cubre poco a poco y se enrolla hasta conseguir que la corunda tenga seis lados y cinco puntas.

Cabe resaltar que la corunda michoacana es de origen purépecha, y en dicha lengua se le conoce como khurhúnda. Originalmente el maíz se cuece en cenizas para que suelte el hollejo que lo cubre, y luego se muele para formar la masa, aunque actualmente muchos cuecen el maíz en cal.

Las corundas suelen ser acompañadas de chúripo o atole. También es común que se consuman bañadas con bastante salsa verde o roja, queso Cotija o añejo y, a veces, crema y rajas de chile poblano o chilaca. A esta forma de prepararlas se le llama atapakua khurhúnda, que en purépecha significa corundas preparadas en salsa o mole.

Este estilo también se acostumbra mucho entre la población mestiza de Michoacán, en especial para el desayuno. De hecho, es una de las formas en que más se consume en el estado.

Para los días de fiesta, tanto las comunidades indígenas como los mestizos preparan las corundas rellenas de carne de cerdo o pollo guisados. Se consideran muy especiales pues la corunda regularmente no contiene carne.

Menos frecuentes son las que se hacen con frijoles o verduras. Cabe aclarar que, aún cuando la población indígena lo consume siempre como un tamal sencillo, entre los mestizos se pueden encontrar corundas prácticamente de cualquier cosa, pues ellos también han continuado la tradición y esto ha producido diferentes variedades. Incluso hay platillos como la sopa seca y la sopa aguada de corundas, conocida también como curinda.

Es necesario decir que khurhúnda se traduce simplemente como tamal. Y es que cuentan las historias que este platillo era servido en las ceremonias de los príncipes purépechas, esos tamales eran acompañados de salsa y carne, por esta razón eran conocidos como “panecillos de palacio”.

Las corundas son originarias de la Meseta Purépecha (Pátzcuaro, Cuitzeo, Zirahuén, Tzintzuntzan y la Cañada de los Once Pueblos). En la actualidad es el platillo principal en fiestas y bodas tarascas, además de que es el platillo más popular para festejar la cosecha de maíz.

La corunda es un platillo representativo de Michoacán, un orgullo de la región que debe preservarse, cuidarse, fomentarse su consumo y darse a conocer en todo México y todo el mundo.

Contactar al Hotel

Si desea contactarnos para realizar una reservación, puede ingresar sus datos y un asesor con gusto se pondrá en contacto.

Contacto

Hotel Villa Montaña

Menú Principal

Menú Principal

Consulta nuestras promociones del mes de Octubre